¿Qué es la Agenda Urbana?

Bienvenidos a la página web de la Agenda Urbana de Alcoy. ¿Qué es la Agenda Urbana? Se trata de la hoja de ruta que va a marcar la estrategia y las acciones a llevar a cabo hasta 2030, para hacer de nuestros pueblos y ciudades ámbitos de convivencia amables, acogedores, saludables y concienciados. El Consejo de Ministros aprobó la Agenda Urbana Española el 22 de febrero de 2019, que se constituye como un verdadero “menú a la carta” para que todos los actores, públicos y privados, que intervienen en las ciudades y que buscan un desarrollo equitativo, justo y sostenible desde sus distintos campos de actuación, puedan elaborar sus propios Planes de Acción.

Avanzamos

Alcoy es una de las primeras administraciones locales españolas en desarrollar su propia Agenda Urbana, la hoja de ruta que guiará nuestras acciones y estrategias de desarrollo hasta el año 2030.

Somos un municipio de tamaño intermedio, con una arraigada tradición industrial e innovadora y una gran riqueza patrimonial, cultural y natural. Queremos que Alcoy avance hacia un desarrollo urbano sostenible, situando siempre a la ciudadanía como principal beneficiaria de estas políticas.

Para elaborar la Agenda Urbana estamos siguiendo las directrices marcadas por otras agendas internacionales, como la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, adoptada en 2015 por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y de la que, a su vez, emanan la Agenda Urbana Europea y la Agenda Urbana Española.

En julio de 2021, el Ayuntamiento de Alcoy firmó con el Ministerio el protocolo que convierte al municipio en ciudad piloto de la Agenda Urbana Española. Desde entonces, el consistorio ha elaborado un diagnóstico previo y ha ido construyendo sobre él un Plan de Acción, la herramienta metodológica que permitirá afrontar los retos que se han ido planteando. En todo este proceso, hemos contado con la participación de la ciudadanía que, con sus aportaciones ha mejorado y ampliado la visión compartida de nuestra realidad y nuestros retos de futuro.

Fases del proyecto

La Agenda Urbana de Alcoy ha atravesado tres fases hasta la aprobación de su Plan de Acción. El proyecto fue lanzado en 2020 mediante una sesión de la Junta de Gobierno Local centrada en validar el enfoque del proyecto, el cronograma, el equipo técnico y los grupos de trabajo.

La fase de Diagnóstico se llevó a cabo durante los cuatro primeros meses de 2021, contando con la participación política, técnica y civil en diferentes reuniones. Así, se ha establecido la contribución de Alcoy a la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) desde estrategias previas; se ha analizado el grado de desarrollo de Alcoy en relación con los indicadores de la Agenda Urbana Española (AUE); se ha realizado una caracterización del municipio cualitativa y cuantitativa en relación con los ODS definidos por la AUE; y se ha avanzado en un diagnóstico estratégico de ciudad, a través de la herramienta DAFO, que mide las debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades.

La fase del Marco Estratégico define el marco que recogerá la estrategia de Alcoy, a través de sesiones de trabajo para seleccionar y priorizar las principales líneas estratégicas de la Agenda Urbana

Por último, el Plan de Acción se ha sometido a la participación con talleres en los que han participado grupos de trabajo internos y acciones en la calle para toda la ciudadanía. Una vez aportada la visión de los alcoyanos y alcoyanas, el pleno del Ayuntamiento de Alcoy aprobó el pasado día 9 de septiembre el Plan de Acción, que servirá de guía para implementar las acciones y proyectos en él reflejados.

Hay que destacar también las fases transversales de Coordinación y Seguimiento, así como la de Participación, a lo largo de todo el proyecto

¿De dónde venimos?

EDUSI

Alcoy no parte de cero en su planteamiento de planificación estratégica sostenible de cara a 2030. El municipio tiene una larga trayectoria de planificación estratégica, alineada con diversas agendas internacionales de desarrollo sostenible. Desde 1999, año de la aprobación de la Agenda 21, que preveía el Plan de Acción Ambiental y los programas económicos y sociales para hacer de Alcoy una ciudad sostenible y equilibrada en su desarrollo económico urbano y ambiental, el gobierno local ha impulsado medidas relacionadas con la sostenibilidad de manera continuada.

Más recientemente, el municipio se ha dotado de una Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible Integrado (EDUSI) para el periodo 2016-2020. Esta fue diseñada en línea con la Estrategia Europa 2020 para el crecimiento inteligente, sostenible e integrador, y que ya incorpora las dimensiones económica, medioambiental y social.

Objetivos estratégicos

La ciudad se vincula con el territorio que ocupa, pero sus efectos se extienden sobre un entorno mucho mayor. La forma de vida urbana suele ser expansiva y a menudo amenaza la forma de vida rural y la preservación del entorno al que alcanza su desarrollo, circunstancia que debería ser suficiente para ser cuidadosos con la extensión de la urbanización.

  • Ordenar el suelo de manera compatible con su entorno territorial
  • Conservar y mejorar el patrimonio natural y cultural y proteger el paisaje.
  • Mejorar las infraestructuras verdes y azules y vincularlas con el contexto natural.

La planificación u ordenación del suelo debe perseguir estructuras urbanas compactas y polifuncionales, que prioricen los procesos de reciclaje de los tejidos urbanos ya existentes, la recuperación de suelos en desuso ubicados en el interior de los ámbitos
urbanos y la redensificación de los suelos urbanizables dispersos.

  • Definir un modelo urbano que fomente la compacidad, el equilibrio urbano y la dotación de los servicios básicos
  • Garantizar la complejidad funcional y la diversidad de usos.
  • Garantizar la calidad y la accesibilidad universal de los espacios públicos
  • Mejorar el medio ambiente urbano y reducir la contaminación
  • Mejorar la calidad y sostenibilidad de los edificios
  • Impulsar la regeneración urbana

El aumento de las temperaturas, los grandes períodos de sequías, las inundaciones por lluvias torrenciales, la pérdida del suelo fértil, el aumento de los incendios forestales y la elevación del nivel del mar, son algunos de los efectos más negativos que se vinculan al cambio climático y a los que el planeamiento territorial y urbanístico debe tratar de dar respuesta con carácter preventivo. La mitigación de los efectos del cambio climático es, por tanto, una obligación y una urgencia, a la vez que la adaptación constituye una necesidad.

  • Adaptar el modelo territorial y urbano a los efectos del cambio climático y avanzar en su prevención.
  • Reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.
  • Mejorar la resiliencia frente al cambio climático.

Las ciudades participan y son corresponsables de los impactos ambientales y el alto consumo de recursos naturales generados por el modelo económico lineal y por lo tanto, deben jugar un papel esencial en la transición hacia un modelo económico circular que asegure la calidad de vida en las ciudades y haga de ellas un lugar atractivo para vivir.

  • Ser más eficientes energéticamente y ahorrar energía.
  • Optimizar y reducir el consumo de agua.
  • Fomentar el ciclo de los materiales.
  • Reducir los residuos y favorecer su reciclaje.

La movilidad, mediante diferentes medios de transporte, constituye una dinámica clave para la planificación de las ciudades. Los sistemas de transporte influyen de forma  decisiva en las pautas de desarrollo urbano y en la calidad de vida de los ciudadanos.

También en la planificación del espacio y sus conexiones en la conformación de la igualdad o de la desigualdad social.

  • Favorecer la ciudad de proximidad.
  • Potenciar modos de transporte sostenibles.

El hábitat urbano es determinante en los procesos de integración o exclusión de personas y grupos sociales, es clave para perseguir la igualdad de trato y de oportunidades y también para garantizar el progreso económico. Cualquiera de las ópticas que se aborde deberá venir precedida del necesario enfoque social. Las personas son lo primero.

  • Reducir el riesgo de pobreza y exclusión social en entornos urbanos desfavorecidos
  • Buscar la igualdad de oportunidades desde una perspectiva de género, edad y discapacidad.

Tiene como objetivo alcanzar una ciudad más sostenible en el plano económico mediante el fomento de la actividad económica local. Además, la inclusión de zonas rurales y núcleos más pequeños es clave para lograr un mayor equilibrio territorial.
También persigue el fomento del turismo sostenible y el reto de adaptarse al comercio electrónico.

 

  • Buscar la productividad local, la generación de empleo y la dinamización y diversificación de la actividad económica.
  • Fomentar el turismo sostenible y de calidad y los sectores clave de la economía local.

Pone el foco en lograr un parque de viviendas digno, adecuado, asequible y suficiente para satisfacer las necesidades sociales, así como garantizar un parque edificatorio de calidad (en relación a su habitabilidad y eficiencia energética). Además, busca lograr la mezcla de diferentes tipologías de vivienda para dar cabida a distintos grupos sociales y culturales, y mejorar e integrar los barrios más vulnerables.

  • Fomentar la existencia de un parque de vivienda adecuado a precio asequible.
  • Garantizar el acceso a la vivienda, especialmente de los colectivos más
    vulnerables.

La innovación tecnológica y la tecnología digital, como motor y gran impulsor de procesos de cambio de la sociedad, tienen una enorme influencia en múltiples aspectos del bienestar (participación directa y gobernanza).

Este objetivo busca perseguir la formación de “Smart Cities” o ciudades inteligentes. No sólo mediante la innovación digital, sino con la capacidad de ofrecer espacios de convivencia y desarrollo personal, profesional y social del máximo valor y
competitividad.

  • Favorecer la sociedad del conocimiento y avanzar hacia el desarrollo de las ciudades inteligentes (smart cities).
  • Fomentar la Administración electrónica y reducir la brecha digital.

Este objetivo estratégico constituye en sí mismo la propia Agenda Urbana. Persigue lograr una buena normativa, unas fuentes de financiación acordes con las acciones a desarrollar, una gobernanza que funcione, una participación ciudadana real y efectiva y canales de difusión y transmisión del conocimiento.

  • Lograr un marco normativo y de planeamiento actualizado, flexible y simplificado que mejore, también, la gestión.
  • Asegurar la participación ciudadana, la transparencia y favorecer la gobernanza multinivel.
  • Impulsar la capacitación local y mejorar la financiación.
  • Diseñar y poner en marcha campañas de formación y sensibilización en materia urbana, así como de intercambio y difusión de la información.
Financiación